– Un ataque de virus y malware me está abrasando ¿qué puedo hacer?.-

– Un ataque de virus y malware me está abrasando ¿qué puedo hacer?.-

Hace unos días, tras recibir un pc que compré en eBay, tuve que afrontar uno de los mayores retos cibernéticos de mi vida ante un despiadado tsunami de virus y malware de todos los colores y sabores atacando mi -recién estrenado- ordenador. Tanto fue…que hasta me hizo pensar que lo perdía irremisíblemente.

Cuando uno compra un equipo nuevo, y necesita incorporarle un buen número de herramientas de trabajo, sabido es, por los entendidos en la materia, que igual te puedes pegar dos o tres días con actualizaciones de Windows, instalación del sistema de seguridad escogido y demás software necesario para trabajar (en mi caso herramientas de diseño y edición de imágenes, editores de código y herramientas de red).

Pues bien, en una de éstas, tuve la malísima suerte de que, al ir a instalar desde un cd mi vieja versión de Photoshop CS (si, la primera versión Creative Suite que tendrá no menos de 12 años) comprobé que, o bien la disquetera no funcionaba o el viejo programa había pasado a mejor vida en las pistas de un disco tan viejo como él.

¿Qué hago ahora? -Pensé. Tenía que procesar un archivo de imagen para un amigo y necesitaba el Photoshop en el equipo si quería ponerme manos a la obra.

¿La solución? Buscar entre mis viejas versiones portables la correspondiente al clásico editor de imágenes.

Fiasco el mío pues no recordaba que ya no las tenía… Las eliminé pensando que no volvería a necesitar de ellas, dada la costumbre que tengo de trabajar solamente en el equipo de escritorio de casa.

Al necesitar con urgencia encontrar el programa en cuestión bajé la guardia y lancé una búsqueda en la red de la versión portable del famoso editor gráfico. El todopoderoso Google me arrojó los resultados encabezando los mismos el link a zonaportable.com para la descarga de una versión que me pudiera servir, y no tener que recurrir al nefasto y carísimo sistema de suscripción que tiene actualmente Adobe en sus diferentes software para trabajar exclusivamente online.

Procedí a la descarga pero, antes aún de ejecutar el archivo, ya me saltaron las alarmas de Windows Defender, negandome la posibilidad de ejecución.

Aún así, como una y tantas veces que he tenido que hacer a lo largo de mi vida, desactivé el antivirus para proceder a analizar el archivo de forma individual y ejecutar las acciones necesarias para proceder a la instalación si el resultado del análisis lo permitía. No me dio tiempo. Fue desactivar Defender y destaparse la Caja de Pandora…

A velocidades superiores a ocho ventanas de navegador por segundo resulta muy difícil cerrar todo y conseguir activarlo de nuevo más, no sin una buena dosis de estrés, conseguí pararlo un poco pero… el daño estaba hecho. Los navegadores estaban secuestrados.

He dicho “Los” si. Todos. Microsoft Edge, Mozilla Firefox, Internet Explorer y Edge eran los cuatro que tenía instalados y los cuatro secuestrados totalmente, con pocas posibilidades de conseguir la necesaria recuperación pues el acceso a cualquier sitio online, donde descargar un antivirus y alguna herramienta de eliminación de malware, resultaba “tarea de chinos” pero, al final, conseguí hacerlo.

Lo de “descargar un antivirus” resultaba tarea necesaria porque, ante el ataque, en el propio panel de configuración de Windows 10 (en versión prueba entonces) se me desactivó la posibilidad de activar de nuevo Windows Defender para comenzar a rescatar mi pc.

Continuará…

Fernando Rodríguez Mayo.-

Whatsapp
A %d blogueros les gusta esto: